dimecres, 1 d’abril de 2009

EL ALL-I-OLI QUE ME ENSEÑÓ MI PADRE




-Tengo una imagen grabada de mi infancia, y es cuando mi padre preparaba el all-i-oli, en la mesa del comedor, con el mortero, y yo siempre le ayudaba, tirando cada vez que el me lo decía, un chorrito de aceite con la aceitera.......
Si me pasaba me decía: "ten cuidado , tíralo poco a poco porque si no se me corta..."
Y como colofón , cuando acababa , dejaba la mano de mortero dentro.
Si quedaba tiesa, significba que el all-i-oli estaba en su punto
-Y supongo que se lo he visto hacer tantas y tantas veces que yo sigo la tradición en mi casa, aunque a mi nunca me queda igual de rico que el suyo.
PREPARACION
  1. Pelamos dos dientes de ajos, los ponemos en el mortero y los machacamos.
  2. Añadimos un poco de sal, y la yema de uno o dos huevos, dependiendo de la cantidad que queramos preparar.
  3. Empezamos dando vueltas con la mano de mortero, y cuando veamos que ya va ligando la salsa, le vamos añadiendo aceite, poquito a poco, sin dejar de remover.

Y ya está, listo para acompañar infinidad de platos, ideal para carnes a la brasa o fideuà.

GRACIAS "IAIET"!!!!!!