dimecres, 20 de març de 2013

BACALAO A LA MANRESANA (bacallà a la manresana)


Ya estamos a día 20, lo que significa que es hora de publicar la receta salada del grupo del desafío en la cocina, este mes de manos de Rocio , del blog Chismes y Cacharros.

En cuanto me llegó el correo, el día 1, puntual como siempre, donde se descubría que receta debiamos elaborar, no tuve ninguna duda.
Se trataba de hacer un plato cuyo ingrediente principal fuera el bacalao.
He querido hacer un plato muy típico de mi ciudad, Manresa, un "bacallà a la manresana" del cocinero IGNASI DOMENECH.

Nacido en Manresa en 1874, cocinero y gastrónomo catalán, autor de unos 30 libros de cocina, entre los que se destaca LA TECA (1924).





Vamos al lio.......

INGREDIENTES (2 personas)

4 lomos de bacalao desalado
1 cebolla de Figueres
1 diente de ajo
40 grs de piñones
200 grs de espinacas
moscatel o vino dulce
ciruelas
pasas
pimienta, aceite, sal y harina




PREPARACIÓN

Maceramos los frutos secos durante 1 hora con el moscatel. Colamos , reservamos y el  reduciremos  el alcohol en un cazo al fuego.

Cortamos la cebolla en juliana y filateamos el ajo y lo pochamos en una paella con aceite. Reservamos

Escaldamos las espinacas dos minutos en agua hirviendo.
Colamos, las pasamos por agua fría para que mantengan el color verde y la cortamos pequeñita.

Enharinamos el bacalao y lo freímos en una cazuela con aceite caliente, primero con la piel hacia arriba para que no se nos abra. Reservamos.

En el mismo aceite que hemos freído el bacalao, saltearemos las espinacas , añadiremos la cebolla y el ajo, los frutos secos y la reducción del moscatel.
Añadimos el bacalao, los piñones que previamente habremos tostado en una paella y lo dejamos todo junto unos 5 minutos.

Serviremos acompañado de unas judías del ganxet.





Y os dejo el enlace de todas las recetas de bacalao del grupo para que os podáis deleitar






Un desafío más conseguido y ahora a esperar el próximo, que será dulce (com siempre con el miedo en el cuerpo cuando toca dulce jeje) y lo propone La cocina de Camilni